Norma PSD2: ¿Cómo afectará al Comercio Online?

Índice [Ocultar] [Mostrar]

¿Cómo afectará la normativa europea PSD2 a los negocios online?

Nada volverá a ser como antes en el mundo de los pagos online.

La llegada de la nueva normativa PSD2 convertirá al comercio electrónico en un entorno más ágil y seguro.

Tanto los compradores como los propietarios de tiendas online tendrán que adaptarse a las nuevas reglas del juego. Será más sencillo para los usuarios y un poco más “traumático” para algunos negocios.

¿En qué consiste la normativa PSD2? ¿Cómo afectará a las transacciones? Descubre cómo comprarás (y venderás) en un futuro próximo.

¿Qué es la normativa PSD2?

Las siglas PSD son el acrónimo de “Payment Service Directive”, una directiva europea aprobada inicialmente en 2007 que dio paso en 2015 a lo que hoy conocemos como PSD2.

Esta normativa ha revolucionado el sector de los medios de pago cambiando las reglas del juego.

Establece cómo debe ser la conexión entre los bancos y las tiendas. Marca una serie de normas para evitar el fraude en las transacciones y da un paso adelante para la inclusión de nuevas empresas y formas de pago en el comercio electrónico.

La PSD2 es un soplo de aire fresco para los compradores, y también para la mayoría de tiendas online.

PSD2 ¿Qué es?

¿Hasta ahora no eran seguras las transacciones online?

Las compras online están, estaban y estarán respaldadas por las normativas internacionales, pero los tiempos han cambiado y la Unión Europea se ha visto en la obligación de lanzar una regulación que permita adaptarse a las nuevas formas de pago que están surgiendo y a las diversas plataformas (teléfono móvil, tablet, ordenador…). La seguridad y la flexibilidad en las futuras opciones de pago son las claves de la PSD2.

¿Cuándo entrará en vigor?

La norma establecía una ficha fija para su cumplimiento: el 14 de septiembre de 2019. Pero las grandes empresas financieras no han sabido, querido o podido establecer los cambios necesarios para cumplir la normativa, por eso solicitaron a la Unión Europea una prórroga para su cumplimiento.

La autoridad bancaria europea estableció un nuevo plazo máximo para su obligado cumplimiento: el 14 de septiembre de 2020, aunque dejó en manos de los bancos nacionales la decisión de acelerar el proceso. Así, en Suecia la nueva normativa está plenamente integrada en todo el país. El Banco de España no es partidario de acortar los plazos, por lo que, a priori, mantendrá la nueva fecha establecida por Europa.

¿Afectará la PSD2 a los compradores?

Para comprender el efecto que tendrá la nueva normativa en las compras hay que diferenciar el canal en el que se produce la transacción:

Pagos por teléfono o por correo electrónico

El pago por teléfono no se verá afectado por la PSD2, la nueva norma tampoco afecta a los que se realicen por correo electrónico. Este tipo de compras están exentas de cumplir la doble verificación de la normativa europea. Por tanto, se mantiene el mismo sistema utilizado actualmente conocido como medio de pago MOTO.

Suscripciones y pagos periódicos

Están a la orden del día. ¿Qué pasará con las suscripciones a las plataformas digitales como Netflix, Amazon o HBO?

La PSD2 será aplicable en un primer momento, cuando se contrate el servicio, pero no se aplicará a partir de entonces. La renovación de la suscripción no tendrá que superar el proceso de doble verificación.

Pequeñas transacciones

El emisor de la tarjeta en una pasarela tendrá la facultad de evitar el sistema de doble verificación en compras pequeñas, de 30€ o menos, aunque en este caso se aplican restricciones para evitar el fraude: admite un máximo de cinco transacciones de pequeño importe sin verificación o un importe máximo de 100€. 

Pagos en tiendas físicas

El cobro con tarjeta mediante datáfono físico seguirá realizándose con la normativa actual, no será necesario un canal adicional de verificación.

Pagos en tiendas online

El entorno virtual es el gran afectado por la PSD2. Hasta ahora, si comprabas con tarjeta de débito o crédito, tenías que introducir tu nombre y apellidos, el número de la tarjeta, la fecha de caducidad y el código CVV o CVC. Este sistema abría la puerta al fraude, ya que en la mayoría de plataformas de pago con solo esos datos cualquier persona podía hacer compras.

La normativa europea PSD2 establece un sistema de doble control conocido como TFA (Two Factor Authentification). Consiste en verificar la identidad del usuario mediante al menos dos de los tres sistemas de verificación disponibles:

  • Contraseña.
  • Verificación mediante teléfono móvil o DNI.
  • Comprobación de identidad con rasgos biométricos (ojo, cara o huella dactilar).

Con esta normativa, las compras en comercios electrónicos serán mucho más seguras. En un futuro próximo no será posible comprar con una simple copia de datos de la tarjeta.

PSD2 anti fraude

La norma PSD2 se pone de parte del usuario

El fraude existió con la PSD y existirá con la PSD2, es inevitable. Por eso, la Comisión Europea ha regulado las condiciones en caso de que se produzcan compras no autorizadas. Los reguladores han sido tajantes en este aspecto, poniéndose de parte de los usuarios.

Con su entrada en vigor, el comprador solo será responsable de compras inferiores a 50€, este importe se reduce notablemente, con la antigua PSD el límite se situaba en 150€.

También cambia la forma de devolución de las cantidades defraudadas por parte del proveedor financiero. Si la empresa no demuestra claramente que la compra ha sido consentida, tendrá que devolver el importe íntegro de la compra en un plazo máximo de 24 horas.

¿Cómo afectará a los propietarios de negocios online?

La PSD2 asusta a los emprendedores. En la mayoría de casos beneficiará a los negocios, aunque hay algunas excepciones. Veamos:

Negocios online sin cobros por TPV virtual

Muchos emprendedores no se verán afectados, en sus negocios, por la nueva normativa de pagos. Es el caso de todos aquellos que no utilizan una pasarela de pago o un TPV virtual, no afecta a los negocios que reciben los pagos por transferencia bancaria, cheque, Western Union, MoneyGram o criptomonedas.

Tiendas online y negocios con TPV virtual

Lo más importante en relación a la PSD2 para eCommerce: las empresas que tengan contratado un sistema de pagos no tendrán que hacer ninguna adaptación especial. No necesitarán asesores ni especialistas en la norma. Por lo tanto, contratar un TPV virtual es una opción segura y fiable que evitará muchos dolores de cabeza.

Por el contrario, si el negocio tiene una plataforma de pagos propia o diseñada a medida, tendrá que ser adaptada a la normativa con el mencionado sistema de doble verificación, lo que añadirá un importante coste extra.

Establecimientos turísticos con presencia online

Los hoteles, hostales y apartamentos turísticos se enfrentan a una problemática añadida: habitualmente tienen dos tipos de tarifas, las flexibles y las no reembolsables.

¿Deben superar ambas la doble verificación?

En este caso no está claro cómo afrontará el sector hotelero el cambio de la normativa PSD2. Las tres opciones más razonables son:

  • Implantar el pago con doble verificación para ambas tarifas.
  • Incorporar un sistema automático para realizar dicho pago verificado antes de la fecha de cancelación gratuita.
  • Eliminar la opción de tarifa flexible o reembolsable.

En el primer caso, el cliente completaría la verificación en el momento de la reserva, pero el plazo no se ejecutaría hasta llegar la fecha de cancelación gratuita.

El segundo caso es más complejo. El establecimiento hotelero deberá programar un sistema para avisar al usuario del pago junto antes de la fecha de cancelación voluntaria. Este supuesto no solo es complicado de implantar, también puede poner en riesgo muchas reservas al alargar el sistema de reserva.

La última opción es la más rápida de implantar, no necesita sistemas de compleja ejecución, pero limita las opciones de los clientes. Parece poco probable que los establecimientos turísticos apuesten por esta vía.

¿La PSD2 tiene alguna ventaja para las tiendas online?

Aunque el sector turístico se enfrenta a un gran reto con la implantación de la PSD2, el resto de negocios online con plataformas de pago verán como las nuevas directrices europeas abren un interesante abanico de opciones que repercutirán en la mejora de sus negocios.

Las ventajas más destacadas de la normativa PSD2 para comercios online son:

Nuevas formas de pago

Con estas normas, los bancos están obligados a “abrirse” a las nuevas empresas que ofrecen innovadores sistemas de pago. Lo harán mediante la implantación de “APIs”, unas aplicaciones que permitirán obtener datos bancarios a terceros con rapidez y, sobre todo, con total seguridad. Este avance es básico para la llegada de las nuevas opciones de pago.

Entre los nuevos métodos para pagar destaca la transferencia directa online. Se prevé que este sistema sea el favorito en un futuro porque abarata los costes para los negocios ofreciendo rapidez y seguridad a los clientes.

Menos costes para los comercios

La consecuencia inmediata de la llegada de la PSD2 es clara: habrá más oferta y más opciones de pago, los bancos dejarán de ser el centro de las transacciones. Mayor apertura del mercado supone una gran ventaja para las empresas financieras que quieran ofrecer nuevos servicios, pero sobre todo para los comercios electrónicos que tendrán opciones de cobro más económicas.

Mejora en la experiencia de usuario

La regulación flexibilizará la usabilidad de las páginas web. No será necesario derivar al usuario a las plataformas externas de los bancos, esto es un paso adelante en la experiencia del usuario.

Una mejor integración de las plataformas de pago en las tiendas online se traducirá en una mejora de la conversión y en un incremento de la rentabilidad de los negocios. Este punto es clave, está demostrado que cuando más complejo es el sistema de pago, mayor es la tasa de abandono de la página web sin efectuar la compra.

¿Quiénes ganan y quiénes pierden con la PSD2?

La normativa PSD2 es una revolución en toda regla, como tal tiene ganadores y vencidos. Los más perjudicados con la nueva regulación son los bancos y cajas tradicionales que verán como parte de sus beneficios se reducen por la introducción de nuevos competidores en la escena.

También pierde el sector turístico, al tener que buscar la mejor solución para poder cumplir la PSD2 sin comprometer la rentabilidad de sus negocios.

Los últimos perjudicados son las tiendas online que tengan plataformas de pago propias porque deberán adaptarse a las normativas debido a las peculiaridades de sus sistemas de pago personalizados.

En la otra cara de la moneda tenemos a los usuarios, a las nuevas empresas financieras que introducirán innovadores sistemas de pago y al resto de empresas online que verán incrementados sus beneficios por la reducción de los costes y por el aumento de la conversión en sus negocios.

¿Cómo serán los pagos en internet a partir de ahora?

Fáciles e intuitivos

El sistema de pago estará integrado en la página web del comerciante, es decir, no tendrás que ir a una página externa del banco para realizarlo. Tampoco tendrás la obligación de recurrir a las tarjetas físicas ya que habrá más alternativas.

Rápidos

La sencillez y claridad de los nuevos sistemas hará que también sean más ágiles y rápidos a la hora de completar las compras.

Seguros

Como hemos dicho al inicio, la PSD2 está centrada en asegurarse que el comprador es realmente quien dice ser. El doble sistema de comprobación de la identidad reducirá las opciones de fraude por retrocesión de cargo.

Adiós a las tarjetas de coordenadas, hasta luego a las de débito y crédito

Algunos bancos, para confirmar las transferencias y realizar otras operaciones básicas, exigen el uso de la tarjeta de coordenadas. El típico mensaje: “introduce la coordenada C14”. Este proceso será historia en un futuro próximo. Con la llegada de la PSD2 no será necesario recurrir a esa tarjeta de plástico.

¿Qué ocurrirá con las tarjetas de crédito y débito? 

La nueva norma da vía libre a la presencia de nuevos sistemas de pago, como hemos visto en el artículo, pero no corta las alas a las tarjetas convencionales. Seguirán siendo una forma de pago habitual, aunque en el mundo virtual se prevé que tengan un papel más secundario.